19 de junio de 2010

Historia de México, un viaje a la velocidad de la luz.























A la memoria de Carlos Monsiváis.


Pues resulta que Felipe Calderón me escribió una carta. Ya me hacía yo corrido del país por las barbaridades que escribo en este blog, o quizá me estaba avisando que pasara a tomar posesión como nuevo asesor presidencial, embajador en Europa o algún buen puesto dentro del gabinetazo. Ni uno ni otro. En su carta, Felipillo me felicita por cumplir 200 años de Independencia y 100 de Revolución, con eso de que como somos mexicanos, también somos el pito del globero-sin albur- la llanta del mecánico, la desidia del burócrata y no se cuántas tonterías más según la publicidad oficial.
Y como todo buen cumpleaños, se impone un regalazo. En este caso fue un libro de casi 70 páginas llamado Viaje por la historia de México, escrito por el gran maestro y creador del concepto "clionauta" (el cual yo, humildemente me agandallé): don Luis González y González.
Creo que es el tercer o cuarto libro de divulgación que comento en este año (bi)centenario; y me temo que vienen más en camino. Que Herodoto nos proteja...
¿Ahora qué puedo decir de Viaje por la Historia de México? ¿acaso tendré que repetir el mismo rollo que me aventé en otros casos, como el de Historia de México y Arma la Historia?
Pues puedo empezar por el principio, que en este caso es su autor: don Luis González y González, un genio de la historiografía mexicana. Nació en 1925, nos abandonó en 2003, pero antes de eso tuvo tiempo de crear una obra profunda que todavía leemos con mucho gusto. Estudió en El Colegio de México y en La Sorbona, pero su primer gran mérito fue darse cuenta de que este país necesitaba urgentemente que alguien escribiera la historia de San José de Gracia. Un pueblito de Michoacán donde lo único "interesante" en su vida fue una visita que les hizo el presidente Lázaro Cárdenas por la década de los treinta del siglo pasado. Obviamente, muchos pusieron el grito en el cielo cuando don Luis publicó "Pueblo en Vilo", (así le puso a la historia de su pueblo), pero cuando se dieron cuenta de que eran miles las poblaciones parecidas a San José de Gracia, las cuales habían vivido una historia muy diferente a la que cuentan los grandes relatos oficiales, y a que esos pueblos estaban pasando por una etapa de transformación que para bien o para mal iba a transformar la historia de México, se dieron cuenta de que estaban frente a una obra fundamental para comprender de otra manera nuestro pasado y nuestro presente.
Don Luis escribió muchos libros más, como Los días del Presidente Cárdenas, Invitación a la Microhistoria, y un libro al que yo le tengo un enorme afecto, pues fue por él que me convertí en historiador: El oficio de historiar.
Según la introducción de Viaje por la Historia de México, este libro nació de un proyecto dirigido por don Luis, que comprendía hacer una historia nacional en treinta fascículos, que contuvieran muchas ilustraciones. Al parecer, la primera versión de esta obra se llamó Album de historia de México.
Sin pretender rebatir esa versión, a mí me parece que Viaje por la Historia de México tuvo, por lo menos, otro origen. En un libro que se llama Todo es Historia, una antología de textos que escribió en distintos años, don Luis cuenta que en una ocasión fue invitado a dar una microconferencia sobre historia de México al entonces candidato presidencial Miguel de la Madrid. Lo de microconferencia no es exageración. Creo que le dieron como 10 o 15 minutos, máximo para contarle a don Miguel toda la historia de nuestro país. ¡Ya se imaginarán la capacidad de síntesis que tenía Luis González y González!
Y es que Viaje por la historia de México es un recorrido supersónico por nuestro pasado, desde los orígenes de Mesoamérica hasta el Tratado de Libre Comercio de 1994.
En 30 capítulos, cada uno de ellos con un tamaño promedio de 20 líneas (sic) y como siete u ocho microbiografías de los personajes más destacados de cada periodo, don Luis se propuso contar una historia que tuviera muchas ilustraciones y que se leyera rápidamente
La edición actual estuvo a cargo de Editorial Clío (se nota) y de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito. Tiene un tiraje de ¡3 millones, 100 mil ejemplares! y al parecer es sólo la primera edición, ya que la meta del gobierno federal es que Viaje por la Historia de México esté en cada hogar del país.
Ahora bien, ¿vale la pena leerlo? déjenme les cuento que con mi pasada reseña a Historia de México (de la Academia Mexicana de la Historia) hasta regañado salí por varios buenos amigos, quienes pensaron que fuí muy condescendiente con ese texto.
Sin embargo, como les comenté en su momento a estos amigos, ¿qué esperaban ellos de un libro editado por la Academia Mexicana de la Historia? ¿Un texto que descabezara a nuestros héroes nacionales y que redujera a cenizas cualquier interpretación anterior sobre nuestro pasado? Por supuesto que eso no iban a encontrar en ese libro, y eso no quiere decir que sea malo o que no valga la pena leerlo; quiere decir que es una buena introducción para que aquel interesado lea ese y muchos otros libros que le permitan formarse una imagen lo más certera posible sobre nuestra conflictiva historia mexicana.
Lo mismo pasa con Viaje por la Historia de México. No es un libro crítico, no cuestiona, no pone en la picota a varios personajes que (creo) lo merecen. Pero tampoco es su función. Lo que pretende este libro es que sus lectores, aquellos que saben muy poco sobre el pasado mexicano, puedan hacerse una idea de lo que la nación ha vivido y por qué nos encontramos en esta situación. No les aclarará muchas cosas, seguramente provocará muchas dudas, y ojalá así sea, para que despierte en ellos la necesidad de saber más sobre lo que hemos sido.
Tarde o temprano llegará a tu casa Viaje por la Historia de México. Yo espero que tú y millones de mexicanos lo lean. Si después lo usan para el boiler, para envolver frutas o limpiar manchas, pues adelante. Pero por lo menos, aunque sea una vez, que aquellos que no saben nada de nuestra historia sepan que existió don Luis González y González, y que se enteren de que tenemos un pasado muy conflictivo, pero también riquísimo, y que vale la pena, aunque sea una sola vez, asomarnos a él.



4 comentarios:

  1. En mi caso, ya recibí el libro. Lo dejaron en la puerta de mi casa con la citada carta que mencionas. Mi primer impulso fue "no aceptarlo" pero ¿a quién se lo iba a devolver? Así que leí la carta (hueca) por lo que supuse que el libro sería algo similar, pero vi que el autor ya había fallecido con lo que me dije que no podía haberse hecho bajo pedido, así que lo empecé a hojear, después leí la introducción. En efecto su formato es diferente y como dices sólo da una noción general pero al menos es accesible para cualquiera y puede crear la curiosidad por ahondar más en los datos que presenta. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. He buscado por varios rincones de internet y no puede encontrar el libro VIAJE POR LA HISTORIA DE MÉXICO; debe ser bastante interesante, por lo que veo en tus notas, y si no lo es, como dicen varios comentarios en este servicio: "aunque sea para coleccionar, o para calentar el agua, o de recuerdo. No sé, pero sí me gustaría leerlo.
    Ya me fusilé el de Eduardo del Río, y este caricaturista sí pinta la historia de México como es, eso creo; además está corto, aunque son 192 páginas, viene en caricaturas, fácil de comprender.
    Manda a mi correo (angelcortiz@hotmail.com) el de VIAJE POR LA HISTORIA DE MÉXICO, como cuates.

    ResponderEliminar
  3. Leí hace como un mes el libro de Eduardo del Río, me pareció excelente; además está fácil de entender, porque me recuerda a la revista de Kalimán, son caricaturas muy estremecedoras que dejan ver al desnudo cómo se ha venido cocinando la historia de México. Pero me interesa tener en mis manos el de VIAJE POR LA HISTORIA DE MÉXICO, si me lo mandas a mi correo (angelcortiz@hotmail.com) mucho te agradecería, aunque lo ocupe después para calentar agua, así como comentas no creo que sea tan interesante, pero estaría bien que lo vean mis nietos.

    ResponderEliminar
  4. He leído 2010 NI INDEPENDENCIA NI REVOLUCION de Eduardo del Río, está muy interesante, es que viene en caricaturas, y pinta la historia de México al desnudo; pero me gustaría también leer del de VIAJE POR LA HISTORIA DE MEXICO, o tenero como recuerdo, a ver si no me da por llevarlo al calentador de agua.
    Como cuates, mándalo a mi correo: angelicortiz2@gmail.com

    ResponderEliminar

Todos tus comentarios serán publicados, sólo te pido que pongas tu nombre y te portes con los demás tal y como te gustaría que se portaran contigo. Por favor no alimentes a los Trolls. ¡Gracias por participar!