29 de mayo de 2009

PURO, TOTAL Y ABSOLUTO...101


El próximo 1 de junio se celebra una fecha trascendental en la historia cultural mexicana: 25 años atrás comenzó sus transmisiones una estación que transformó la forma de hacer radio en nuestro país, y cuya influencia todavía se siente en aquellas frecuencias dedicadas al rock.
Así como ahora recordamos obras trascendentales para la literatura mexicana como Musa Callejera, de Guillermo Prieto, o Los Bandidos de Rio Frío, de Manuel Payno; o también guardamos en la memoria el recuerdo de estaciones inmortales como la XEW, Rock 101 es una de aquellas obras que comenzaron como el sueño de un grupo de jóvenes y que ahora, 25 años más tarde, son referencia obligada para entender cómo era la sociedad mexicana de los años 80 y 90.
La idea musical de Luis Gerado Salas, Lyn Fainchtein, Jaime Pontones, Clauzzen, Jordi Soler, Iñaki Manero y muchos más, es ahora la marca de una generación que pasamos del centralismo monólitico priísta a la fantasía democrática de los años 90, seguida por la decepción política que ahora vivimos. Pero también fueron años de mucha fiesta: de lugares como Rockotitlán, LUCC, Tutiffrutti, Rockstock y otros.
¿Pero cómo pudo surgir una estación que en su tiempo fue tan novedosa, en un México acostumbrado al inmovilismo y cuya educación musical estaba en manos de Raúl Velasco?
Entre 1971 y 1984, México vivió trece años encerrado en una burbuja cultural que no le permitía ver más allá de lo que le permitía el Estado Revolucionario y la Industria Musical. El Festival de Rock de Avándaro fue visto por el gobierno de Luis Echeverría y por la élite política mexicana como una afrenta a la cultura popular, entendida no sólo por sus manifestaciones artísticas, sino por lo que consideraban "la forma auténtica de ser del mexicano". Llegó entonces una etapa en la que la música "correcta" era la que se podía ver en "Siempre en Domingo" e inclusive la llamada "Nueva Trova Cubana", pero el rock como tal era visto como un producto imperialista usado por las potencias para colonizar las mentes de la juventud mexicana. Eran los años en que Carlos Monsivais se lanzó la puntada de decir que en Avándaro había nacido la primera generación de norteamericanos en México.
Sin embargo, el descrédito causado por 1968, aunado a las crisis económicas de 1976 y 1982 fueron horadando el mito del Nacionalismo Revolucionario. México ya no podía vivir en esa "isla histórica" de la que hablaba Octavio Paz, puesto que los medios de comunicación le traían cada vez más información sobre lo que ocurría afuera, y adentro había una nueva generación a la que no le agradaban las respuestas que el Estado y los medios de comunicación le brindaban. Rock 101 nació en el año de la explosión de San Juanico, un año más tarde sufrió como todos con el terremoto, vivió la crisis política de 1987 y la "caída del sistema" un año más tarde. Aunque la mayor parte del equipo original se marchó de la estación en 1993, Rock 101 todavía vivió para ver la puesta en marcha del TLC, la guerrilla zapatista y los asesinatos de Colosio y Ruiz Massieu.
Pero lo más importante para Rock 101 fue ver al fin como la "cortina del nopal" se venía abajo y las bandas de rock más importantes al fin llegaban a México a tocar. Fueron los años de los conciertos de Sting, U2, David Bowie, Paul McCartney, The Rolling Stones y muchos más.
El sueño de Rock 101 terminó en 1996, pero su recuerdo sigue vivo gracias a esa primera generación que al fin pudo escuchar la música que tanto anhelaba, y que hoy conserva su memoria gracias a Internet. En la historia de la radio mexicana que algún día se escribirá, Rock 101 tendrá un capítulo especial, pues además fue el origen de muchas otras que siguieron sus enseñanzas. Sin el trabajo de Luis Gerardo Salas no habríamos tenido a WFM, a Radioactivo 98.5, a Órbita, a Reactor 105 ni a Ibero 90.9
Y es precisamente esta última estación la que, reconociendo a quienes la antecedieron, ha decidido festejar a la mítica Rock 101. Desde hoy viernes y hasta el lunes su programación estará dedicada a recordar a quienes hicieron realidad la Idea Musical.
Para los que la disfrutaron, y para aquellos que no la conocieron, les dejo cuatro ejemplos que muestran cómo era Rock 101 y el gran éxito que tuvo durante los doce años que estuvo al aire.
Salud y larga vida a Rock 101.








2 comentarios:

  1. Gracias Arno por compartir este fragmento de historia que sin duda forma parte del soundtrack de nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  2. Como diría mi finada abuelita, qué tiempos aquellos señor don Simón, digo don Arno... qué gusto saber que habemos por allí una bandota de treintones o algo más, que nos educamos musicalmente en ese prodigio radiofónico que fue Rock 101... la vida se llevó a todos esos chavos a rumbos tan diversos como a los que nos ha conducido a nosotros, pero lo que nos dejaron no se va a olvidar nunca. Gracias por este post.

    ResponderEliminar

Todos tus comentarios serán publicados, sólo te pido que pongas tu nombre y te portes con los demás tal y como te gustaría que se portaran contigo. Por favor no alimentes a los Trolls. ¡Gracias por participar!