13 de mayo de 2013

Una carta para Juárez.

Nueva York, 10 de noviembre de 1865. 


Juárez: 
Te pongo esta carta para decirte que todos estamos buenos y por tu última carta de 29, hemos visto con gusto que tú estés lo mismo: yo estoy sin ninguna enfermedad, pero la tristeza que tengo es tan grande que me hace sufrir mucho; la falta de mis hijos me mata, desde que me levanto los tengo presentes recordando sus padecimientos y culpándome siempre y creyendo que yo tengo la culpa de que se hayan muerto; este remordimiento me hace sufrir mucho y creo que esto me mata; no encuentro remedio y sólo me tranquiliza, por algunos momentos, que me he de morir y prefiero mil veces la muerte a la vida que tengo; me es insoportable sin ti y sin mis hijos; tú te acuerdas del miedo que le tenía a la muerte, pues ahora es la única que me dará consuelo. 
No culpo que muchas personas se maten cuando pierden la esperanza de volver a tener tranquilidad; si yo fuera de más valor ya lo hubiera hecho hace un año, ese tiempo llevo de llorar de día y de noche y, de haber perdido la esperanza de volver a tener no digo gusto, tranquilidad de espíritu siquiera, de manera que si Dios no me remedia esto que no me lo remediará, porque no me ha de volver a mis hijos, que sería lo único que daría la vida. Me queda otra esperanza y es que tú te reúnas con nosotros; será para mí un gran consuelo. 
Creo que esta semana se irá González Ortega, ese desgraciado no ha venido más que a ponerse en ridículo y a que todos conozcan lo mula que es. 
Ya en mi anterior te digo respecto al dinero de don Blas Pereda y Santa también te habrá hablado sobre eso, recibimos la libranza de 1200 pesos que me mandaste. 
Recibe mil abrazos de todos nuestros hijos y dales memorias de mi parte a los sres. Lerdo, Iglesias, Goytia, Sánchez, Contreras, Pancho Díaz y Novoa, y tú recibe el corazón de tu esposa que desea verte. 

Margarita.

2 comentarios:

  1. ¡Me encanta! Es la segunda o tercera vez que la leo y cada que lo hago siento más empatía con doña Margarita. Dudo yo que estando en dus mismas circunstancias pudiera escribir con tanta delicadeza. Mínimo mentaría madres y mandaría un ejército a que me trajeran a Benito para que me echara la mano! Gracias por traerlo hasta aquí, creo que es una gran reivindicación al ser (y quehacer) de una madre.
    Sandra

    ResponderEliminar
  2. ¿A qué se refiere doña Margarita en relación a lo de González Ortega?

    ResponderEliminar

Todos tus comentarios serán publicados, sólo te pido que pongas tu nombre y te portes con los demás tal y como te gustaría que se portaran contigo. Por favor no alimentes a los Trolls. ¡Gracias por participar!