7 de julio de 2011

Desde el Reino de la Nueva España y hacia los Estados Unidos Mexicanos.



En 1808, la invasión de Napoleón a España detonó una serie de rebeliones en Latinoamérica que a la larga condujeron a la independencia de casi todo el subcontinente. La llegada de los franceses y la caída de la Casa de Borbón provocaron una gran crisis de legitimidad en este lado del planeta. ¿Quién tenía ahora la autoridad y el derecho de gobernar este gran imperio? Los criollos (hijos de los peninsulares) consideraron que ellos se lo merecían, puesto que aquí habian nacido y contaban con una mejor preparación que sus padres. Al final crearon nuevos países, pero no pudieron alcanzar la gloria con la que soñaron durante décadas.

En 2010 celebramos los primeros 200 años de existencia de nuestro país, pero aún
no tenemos claro cómo se dio el proceso de independencia, cómo era este territorio cuando se llamaba Nueva España, y cuáles fueron las consecuencias de esa primera revolución. A veces parece que la independencia ocurrió hace tanto tiempo que ya no tiene nada que ver con los mexicanos de principios del siglo XXI. Lo cierto es que mucho de lo que ahora vivimos surgió en esa coyuntura en la que dejamos de ser un reino español y nos convertimos en un país independiente. Revisar nuestra historia siempre nos ayudará para imaginar nuevas posibilidades para México. Si tenemos idea de nuestro pasado, podremos crear mejores proyectos de futuro.
Te invito a inscribirte a mi nuevo diplomado "Desde el Reino de la Nueva España y hacia los Estados Unidos Mexicanos", que daré en el Centro de Cultura Casa Lamm a partir del 18 de agosto. ¡Allí te espero!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios serán publicados, sólo te pido que pongas tu nombre y te portes con los demás tal y como te gustaría que se portaran contigo. Por favor no alimentes a los Trolls. ¡Gracias por participar!