5 de enero de 2009

¡Historiadores, cada quien su web!

Creo que es una tendencia que crecerá con el paso del tiempo. Así como ya existe un grupo cada vez más grande de historiadores a los que nos gusta escribir en un blog para dar a conocer nuestros trabajos, y opinar sobre lo que hacen los colegas,existen otros que son más formales y tienen páginas web en donde exponen su labor historiográfica.
No son como nosotros, los "Clíoblogueros", porque no tienen la capacidad de establecer un contacto rápido con sus lectores. Son más bien escaparates, CV´s en línea hechos para dejar testimonio del trabajo que hacen sus autores. Si algo puedo criticarles es que, en su mayoría, no están hechos para facilitar la comunicación, sino para exhibir una obra.
Sin embargo, son un testimonio importante de un grupo de historiadores reconocidos, quienes por alguna razón han decidido que los canales formales que tiene la comunidad historiográfica ya no son suficientes y quieren que un público más amplio los conozca, aunque éste no pueda tener acceso a ellos con la facilidad que nos brindan los blogs.
También hay que decir que son variados: algunos sólo son plantillas de blogger o wordpress, mientras que otros son productos realizados por diseñadores profesionales. Hay quien sólo publicó los artículos que ha escrito en algún periódico, mientras otros incluyen material de audio, video, y hasta fotografías con sus mascotas o con músicos famosos.
Esto nos muestra también que la web permite incluso a los investigadores más famosos, exhibir otro aspecto de sus personalidades. Es un espacio de libertad donde el autor de la página presenta su trabajo, pero además se presenta a sí mismo.
Los contenidos de estas páginas son variados. No puedo decir que encontré todas las páginas de historiadores mexicanos que existen hasta el momento. De hecho, recuerdo que había otras. En algún momento, Enrique Krauze tuvo su propia página, pero al parecer ya no está en línea.
Por lo pronto, te presento varias páginas de historiadores mexicanos:
Enrique Florescano ha tenido 3513 visitas. El estilo de su página es sobrio, todo en fondo blanco. Incluye una semblanza, una amplia bibliografía comentada, conferencias y presentaciones, dos correos para contactarlo y varias ligas a sitios en español, francés, inglés y alemán. El problema de esta página es que su dato más reciente es de 2004. Luce abandonada, lo que es una pena.
Sergio Aguayo es el rey de los historiadores que tienen una web para promocionarse. Su sitio tiene mucha información y está pensado para que la navegación sea amable, aunque tiene un cookie con el anuncio de un libro suyo que se abre a cada rato, lo que llega a cansar al lector.
Sin embargo, el sitio de Aguayo es muy interesante: tiene los textos de sus artículos en Reforma, un amplio espacio para su CV y su labor como académico y activista social, una liga para comprar sus libros (y uno de ellos, 1968: los archivos de la violencia lo puedes descargar en PDF gratuitamente). Incluye audio y video de entrevistas que le han hecho, e inclusive una zona sobre las polémicas que ha sostenido, las amenazas de muerte que ha recibido y algún juicio por difamación en el que estuvo involucrado. Es una página muy profesional y altamente recomendable, con una plantilla para dejarle mensajes.
Desgraciadamente no puedo decir lo mismo de la página de Soledad Loaeza, una respetada investigadora de El Colegio de México. Hecha con una plantilla de wordpress, esta página contiene los datos esenciales de la Dra. Loaeza, los artículos que ha publicado en el diario La Jornada, su perfil, un mail para contactarla, y algunos comentarios y reseñas a sus libros. Sin embargo, la página es pobre para la calidad profesional de su autora. Ella y su obra se merecen un espacio mucho mejor.
El excanciller mexicano y académico de la Universidad de Nueva York, Jorge Castañeda, también tiene una página. La entrada de este web nos muestra las portadas de varias revistas en las que ha salido Castañeda; desde Proceso hasta Quién (lo que nos habla de la controvertida personalidad de este historiador). Incluye también su CV completo, los artículos que escribe en Reforma y otros medios, galería de fotos (con Harry Belafonte, Bill Clinton y Mario Vargas Llosa, entre otros), un amplio catálogo de audios, con entrevistas que le han hecho, y una plantilla para comentarios. Es una buena página pero su diseño podría ser más profesional.
Patricia Galeana también tiene una página para difundir su amplísimo trabajo. Tiene su perfil, la lista (comentada) de todos los libros que ha escrito o en los que ha participado, reseñas, un catálogo de sus artículos, su CV y varias ligas a distintos lugares. Sin embargo, la página tiene dos problemas: no tiene más imágenes, (lo que la haría más amable), y lo que yo creo más imperdonable: no tiene alguna plantilla de mensajes o algún correo para comunicarse con la Dra. Un espacio en la web no debe ser sólo para promocionarse; también debe permitir la comunicación con otros.
Macario Schettino es un columnista de El Universal que analiza temas económicos e históricos. Su página brinda información sobre su labor como escritor, académico y conferencista. Incluye una dirección de correo electrónico y la liga a un blog. Sin embargo, la última entrada de éste fue del 31 de marzo de 2008. En general, el diseño de la página y del blog es muy pobre. También merece un mejor destino.
Carlos Martínez Assad tiene, al inicio de su página, una narración sobre vida. Es una forma distinta de presentarse ante sus lectores. Sin embargo, el resto de la página es previsible: currículum, obra publicada, labor académica y cosas así. Tampoco tiene correo o plantilla de mensajes.
Su esposa, Sara Sefchovich, tiene al inicio de su página una foto acompañada de sus perros. Nada más por ese detalle se ganó mi corazón. Las 7354 personas que han visitado su página han visto los enormes apartados de novelas, ensayos y artículos que ha escrito, junto con su amplio CV y muchos comentarios de sus obras por parte de autores reconocidos. Tiene una dirección de correo electrónico, pero la página podría ser más atractiva si sus elementos estuvieran colocados de otra manera y tuviera más colores.


3 comentarios:

  1. OK, HE VISTO ALGUNAS, SIN EMBARGO ME QUEDO CON LA DEL DOCTOR BURKHOLDER, ES AMENO, Y ES COMO SI ESTUVIERA PLATICANDO CON EL (CON TODO Y CAFECITO)
    SIGUE ASI, YO TE SIGO PROMOCIONANDO CON MIS CONOCIDOS....

    ResponderEliminar
  2. Y Se vale, el poder dar a conocer los logros de cualquier medio de comunicación como es este. El utilizar un recurso que mundialmente es conocido, también es valorado sobre todo romper con las formas tradicionales del papel y la tinta.

    Fler

    ResponderEliminar
  3. Arno: Las universidades de Estados Unidos incluyen, de manera casi rutinaria, espacios particulares donde los profesores pueden colocar la información que mejor les parezca. En algunos casos son simples y breves CVs, pero en otros este espacio se desarrolla en apartados y subpáginas que ofrecen información de utilidad general. Recomiendo en particular el de Manuel Aguilar
    http://www.calstatela.edu/faculty/maguila2/ con gran cantidad de imágenes de monumentos coloniales, y el de Linda Arnold,
    http://www.history.vt.edu/Arnold/ , nuestra incansable organizadora de índices y fondos documentales.
    Supongo (si se me permite cierto optimismo) que algún día tendremos a nuestra disposición recursos parecidos en México.
    Cordialmente
    Felipe

    ResponderEliminar

Todos tus comentarios serán publicados, sólo te pido que pongas tu nombre y te portes con los demás tal y como te gustaría que se portaran contigo. Por favor no alimentes a los Trolls. ¡Gracias por participar!