2 de mayo de 2011

Los secretos de la cripta del FBI

Si algo caracteriza a nuestra época, es el exceso de información. Vivimos en una sociedad donde lo que antes era secreto, ahora se conoce fácilmente. El desarrollo de los medios electrónicos y las redes de información ha puesto en manos de la sociedad muchos datos que antes hubieran pasado décadas en algún archivo confidencial, antes de que se dieran a conocer.
Wikileaks ha hecho mucho por lograr esa apertura, pero no es suyo todo el crédito. Tal vez esta locura por los papeles secretos que se vuelven públicos comenzó en la década de los setenta, con la publicación de los ya olvidados Papeles del Pentágono (aunque en su momento fueron un golpazo para el gobierno de Estados Unidos). Hay que decir que ahora son muchos los gobiernos que libremente abren sus archivos, en parte para darse una imagen "democrática", y a veces para cobrarle alguna deuda al pasado.
Hace poco tiempo se abrió un archivo que, a mi parecer, no llamó mucho la atención. Pero creo que vale la pena comentarlo. Se llama The Vault, y es un amplio repertorio de documentos (más de 2000) elaborados por la Oficina Federal de investigaciones, (FBI) desde su fundación en 1918 y hasta los años 90.
En The Vault hay documentos sobre muy diversos temas, como la Segunda Guerra Mundial, casos de corrupción en Estados Unidos, figuras del espectáculo, gangsters famosos, derechos civiles, OVNIS y otros.
Por ejemplo, hay varios folios sobre una investigación que el FBI realizó a principios de los setenta para saber si el famoso grupo KISS era en realidad satánico; hay otros documentos en los que se menciona la presunta caída de un OVNI en Roswell, Nuevo México, en 1947, largos archivos sobre Frank Sinatra, Carl Sagan y Norman Mailer; inclusive hay una investigación sobre J. Edgar Hoover, quien dirigió esa oficina durante décadas y fue una de las personas más importantes (y temidas) de la historia norteamericana.
Entre todos esos documentos, hay uno que me interesó especialmente: una investigación "policiaco-histórica" realizada en 1988 sobre un famoso criminal que aterrorizó Londres casi cien años antes: Jack el Destripador.
Basándose en lo que se sabe sobre ese asesino, y aplicando nuevas técnicas de investigación policiaca, John Douglas, analista del FBI, determinó que Jack el Destripador era un sujeto que tuvo una madre muy dominante, lo que lo convirtió en un sujeto solitario que sublimaba sus frustraciones a través de hacer sufrir a otras personas.
Para Douglas, el Destripador se aprovechó de que la prostitución en Inglaterra a fines del siglo XIX era mucho más libre que actualmente, lo que le permitía encontrar fácilmente a sus víctimas. Seguramente visitó sus tumbas para regodearse con sus crímenes, y lo más seguro es que no se haya suicidado.
Vale la pena visitar The Vault, ya sea por saber qué opinaba el FBI sobre varios personajes fundamentales para la historia, como para reirse por sus prejuicios y estereotipos. ¡Al parecer, vivimos una gran época para aprender historia, ya que cada día aparecen documentos para enriquecer nuestros trabajos!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Todos tus comentarios serán publicados, sólo te pido que pongas tu nombre y te portes con los demás tal y como te gustaría que se portaran contigo. Por favor no alimentes a los Trolls. ¡Gracias por participar!