14 de marzo de 2011

Brevísima historia de la división territorial de México




Si vemos un mapa de México, podemos entender que desde el principio hay algo que no va bien; ¿por qué si tienen el mismo estatus, Tlaxcala sólo mide poco más de 4 mil Km2 y Chihuahua tiene 248 mil Km2? ¿A qué se debe que Jalisco esté rodeado de estados más pequeños (como Nayarit, Aguascalientes y Colima) en lugar de repartir su territorio para formar entidades con tamaño parecido? ¿y por qué la península de Yucatán es la única parte del país en donde hay una clara división entre los estados que la forman?
Edmundo O´Gorman nos dejó un precioso libro en el que nos explica esta situación y otras más. Historia de las divisiones territoriales de México fue escrito en 1937 para la Escuela Libre de Derecho y actualmente lo publica la Editorial Porrúa. Como nos cuenta O´Gorman, todo el problema surgió durante la Colonia, cuando en su afán de conquistar territorio y evangelizarlo, los españoles aplicaron dos tipos de división: la eclesiástica y la administrativa.
Los antiguos señoríos indigenas mantuvieron sus terrenos (siempre y cuando fueran leales a los españoles), pero ahora tenían que rendir cuentas a la Iglesia y a las autoridades civiles. En los casos donde no hubo población indígena, la tierra fue repartida por la Corona a los conquistadores como recompensa por sus servicios, pero siempre los vigilaron para evitar que se adueñaran de más tierra, o en una de esas planearan una independencia.
Conquistar el centro y el sur de lo que ahora es México fue relativamente fácil; es cierto que había culturas guerreras y/o accidentes naturales que dificultaban la labor, pero también es una zona más o menos templada, donde es sencillo encontrar alimentos y agua, por lo que establecerse allí no representaba más problemas. Pero al avanzar hacia el norte las cosas cambiaron: de repente los españoles entraron a un desierto con grandes carencias y poblado por tribus mucho más violentas que las del centro de México.
Eso hizo que colonizar el norte fuera mucho más difícil, y si a eso le sumanos que la población era escasa, podremos comprender que no les quedaba otra más que dejar grandes extensiones de terreno en pocas manos.
El territorio novohispano se dividía entonces en:
Reino de México (Provincias de México, Tlaxcala, Puebla de los Angeles, Oaxaca y Michoacán).
Reino de la Nueva Galicia (Provincias de Jalisco, Zacatecas y Colima).
Gobernación de la Nueva Vizcaya (Provincias de Durango y Chihuahua).
Gobernación de Yucatán (Provincias de Yucatán, Tabasco y Campeche).
Nuevo Reino de León.
Colonia del Nuevo Santander (Provincia de Tamaulipas).
Provincia de los Tejas).
Provincia de Coahuila (Nueva Extramadura).
Provincia de Sinaloa.
Provincia de Sonora.
Provincia de Nayarit.
Provincia de la Vieja California.
Provincia de la Nueva California.
Provincia de Nuevo México de Santa Fe.
Sobre esta base (que además intentaron reformar durante la mitad del siglo XVIII, creando las intendencias), México llegó a su Independencia. Durante el Congreso de Apatzingán de 1814 se propuso dividir a México en 17 provincias (basado en la antigua división novohispana), pero ese proyecto nunca se aplicó. Cuando se formó el Primer Imperio Mexicano, el territorio creció con la anexión de Centroamérica, pero eso duró hasta que Agustín de Iturbide abdicó al trono.
Con el paso del tiempo los estados sufrieron alteraciones, se convirtieron en departamentos, volvieron a ser estados y en algunos casos cambiaron de tamaño (como es el caso del estado de México, que terminaba en el Océano Pacífico) pero el diseño original no se transformó: los territorios del centro son pequeños (comparados con los del norte) y eso provocó enormes problemas económicos, políticos y sociales.
Ahora bien, si un país con esa división territorial tal deficiente tiene tantos problemas, ¿por qué no ha habido intentos por cambiarlo? De hecho sí ha habido, pero como señala O´Gorman, al crear la República en 1824, los constituyentes sabían que la división territorial que tenía el país era negativa, que había que cambiarla, pero simplemente no contaban con los recursos (ni con el poder político) para lograrlo. Las guerras civiles y las invasiones extranjeras de las décadas siguientes hicieron que esa idea se quedara arrumbada en algún cajón, y cuando el Estado Mexicano logró estabilizarse (con Don Porfirio y luego, durante los años 20 del siglo pasado), la idea simplemente parecía obsoleta.
Al único que se le ocurrió realmente transformar este país fue a nuestro Segundo Emperador. Maximiliano tenía un proyecto para dividir a México en 50 provincias cuyo tamaño fuera más o menos igual.
¿Habríamos sido un país mejor gobernado si tuviéramos estados con superficies parecidas, en lugar de ese desequilibrio con el que vivimos todavía? No lo sé, pero creo que, si hubiéramos tenido nuestra casa ordenada desde el principio, tal vez el resto del camino habría sido más sencillo.


4 comentarios:

  1. Y a la división por motivos económicos y políticos súmale la que se podría hacer por motivos culturales, como la muy comentada unión de las huastecas en un estado "Huasteco" por así llamarlo, idea que se ha venido manejando por aquellos rumbos desde hace mucho tiempo. Es difícil esto de la organización política en este país cuando las cosas están tan centralizadas y no se toma en cuenta la realidad regional. Buenísimo post, me lo robo para clases #comper

    ResponderEliminar
  2. Hola como siempre, tus artículos son de gran impacto por tus aseveraciones históricas y el fino toque que tienes para el manejo de la escritura.
    Desde que descubrí tu blog lo inserté en el mío; ¿es lícito esto o lo retiro?

    ResponderEliminar
  3. Intersante sintesis de la division territorial de México, pero personalmente dudo que el haber tenido una distribución más igual (territorialmente hablando) entre estados,hubiese generado ese buen inicio del que hablas, lo que realmente importaba eran los intereses económicos y sobretodo políticos(por ejemplo hubiese impedido la separación de tejas o el intento de yucatan por separarse del territorio no lo creo), ahora bien habría que leerse el libro al que aludes para entenderlo mejor eso sin duda; pregunta, ¿de verdad crees que "al ÚNICO que se le ocurrió realmente transformar este país fue a nuestro Segundo Emperador. Maximiliano"?

    ResponderEliminar
  4. Yo siempre he querido saber como se formó el Estado de Guanajuato, ya que según he leido la región estuvo atravesada en tres bandas indígenas, por el este y noreste habitaron etnias de filiación Chichimeca, por el centro etnías Otomies y por el oeste y noroeste, etnías Purhépechas, que según relatos, éstos últimos eran de avanzada para proteger la entrada a sus territorios de los grupos chichimecas que bajaban del norte, se comprueba en esta banda, esta tésis con los nombres purhépechas de varios lugares, misms costumbres y ritos, mas no la lengua, o la tuvo alguna vez ? mi pregunta es cuál fue el criterio para conformar el Estado de Guanajuato y por qué no se tomaron en cuenta las características étnico-culturales de la regíon ?-

    ResponderEliminar

Todos tus comentarios serán publicados, sólo te pido que pongas tu nombre y te portes con los demás tal y como te gustaría que se portaran contigo. Por favor no alimentes a los Trolls. ¡Gracias por participar!